Lo que pasó la semana pasada en mi seminario de las Neuronas

Veröffentlicht von Denis Domínguez am

El porqué no debes de abandonar tu entusiasmo tan pronto

Hace unos días, recibí una llamada a las 11:00 de la mañana en mi trabajo desde la administración de la escuela Urbana en la ciudad de Bad Reichenhall. Después de un saludo cordial, la señora me dijo lo siguiente:

»Sólo tres personas se han inscrito en el Seminario de las Neuronas ®«
»¿Qué? ¿Sólo tres?«, repetí sorprendido.
»¿Cancelamos la cita?«, preguntó la señora del otro lado del auricular.
»¡No! ¡Eso es genial!«, le contesté.
Después de todo, son 3 personas que están interesadas en el tema de la motivación a largo plazo”, agregué.
»… y yo aprecio mucho eso.«, le dije.
»Además, yo conozco a otra persona que tiene interés también. Así que serían ya 4 participantes en total. No tengo ninguna objeción para dar el seminario a pesar del pequeño número de inscritos”, concluí mi respuesta.
»Ah, vale. Muy bien. Una decisión muy buena«, respondió la amable voz al teléfono.
»Me gusta su actitud. Porque siempre es un poco desagradable cancelar las  clases cuando ya hay algunos interesados«, continuó la señora.
»¡Trato hecho!«, dijo. »Les informaré a los tres participantes que el seminario de neuronas se realizará«

Nos despedimos. En ese instante mis neuronas comenzaron a crear una estrategia util para poder acompañar e inspirar a cuatro personan curiosas en su camino hacia el fascinante mundo de la motivación cotidiana.

Der MotivAteur - El entusiasmo

El día del seminario, mi esposa necesitaba el auto. Y por eso una buena amiga me recogió en la casa. Ella hizo el servicio de limosina con mucho gusto, ya que ella era el as en mi manga para aumentar el número de participantes en un dígito más.

De camino al seminario, no hablé mucho en el auto. Estaba un poco nervioso y quería concentrarme en las próximas horas que se avecinaban. Un estreno para mí: ¿Tres personas que yo no conocía, habían mostrado interés por mi seminario? Las cosas se estaban poniendo serias. Analicé varias maneras de como presentar mi tema de una forma agradable. Con un comienzo sutil para romper el hielo y evitar situaciones embarazosas. Ya sabes, esos momentos en los que piensas que tienes la situación bajo control, pero la realidad casi siempre te frustra los planes: esas pequeñas cosillas como el miedo escénico o tener la mente en blanco. Como sabes, soy muy tímido y tengo que calentar los motores antes de cada actuación. 🙂
Pero después de todo pensé: »Me da igual. Relájate y espera a ver cómo se desarrollan las cosas…«

Al llegar al lugar, mi compañera me dejó bajar del carro antes de llevar a las otras dos personas que estaban con nosotros en el auto. Yo me apresuré y corrí por toda la calle al edificio, entré en la Galería de la Antigua casa de Bomberos y volé por las escaleras con dos pequeñas maletas que contenían los accesorios para el seminario. Ya en la habitación destinada para el encuentro preparé todo lo necesario con la ayuda del encargado de servicios. El local era lo suficientemente grande para satisfacer mis expectativas.

Minutos después llegaron los participantes: “Mi chófer” y otras 1, 2, 3 y 4 personas. »Vale«, pensé. Me alegro de que una persona más se haya incluido en la lista.«

Poco después empezamos con la presentación. Unos minutos más tarde una sexta persona se unió al grupo. Yo le di la bienvenida y le invité a pasar, mientras sin detenerme mostraba la siguiente diapositiva para mantener el flujo de mi exposición.

Todo salió genial. Esta es la ventaja de trabajar con personas motivadas. Todo va a pedir de boca. Hasta que la puerta se abrió repentinamente. Cinco caras nuevas entraron en la habitación. Por un momento pensé que estaban equivocadas y que habían venido a mi curso solo por error. Pero cuando una de las damas dijo la palabra mágica »Neuronas«, me di cuenta que la publicidad en el periódico había tenido el éxito esperado:

Das Synapsen-Seminar in der Zeitung

La información sobre el seminario en el periódico regional

Yo también le pedí a ellas que se sentaran. Acto que hicieron rápidamente y pudimos continuar con el seminario. ¡11 participantes! Vaya, más de lo que esperaba. De veras que me sorprendió ver a cuanta gente le gusta el tema de la motivación y sobre todo está dispuesta a hacer un cambio significativo en su vida. Las edades de los participantes oscilaban entre 20 y 70 años: Un festival de generaciones.

¡Fue increíble! Nos divertimos muchísimo. Surgieron nuevas ideas e intercambiamos consejos, sugerencias y hasta un poco de lo que yo le llamo »nutrición espiritual«. Por mi parte disfruté mucho del evento además de que tuve el honor de conocer gente nueva y muy motivada. Esa noche, sin dudas, aprendí muchas cosas nuevas sobre las personas, sus objetivos y las razones de su motivación.

¡De veras que la pasamos requetebien!

Conclusión

El Seminario de las Neuronas® fue todo un éxito. No debido a mi, sino a los héroes que se reunieron esa noche.

Pero una pregunta no me deja tranquilo: ¿Qué habría pasado con todas esas ideas maravillosas que intercambiamos esa noche si yo hubiera cancelado la cita por el pequeño número de participantes al principio?

Traducción realizada con el traductor www.DeepL.com/Translator


Kommentar verfassen